Entrevista a Janire Usategui

¿Cuál fue tu primer contacto con la fotografía?

Fué en uno de mis primeros viajes. Una amiga se compró una cámara de fotos y ahí empezó a atraerme un montón la fotografía. Al año siguiente empecé con clases de fotografía analógica y adquirí mi primera cámara. Tendría 16 años.

¿Cuál fue la primera fotografía que te impactó?

Mentiría si dijese que me acuerdo. Mi memoria degenera por momentos.

Si pudieses, ¿qué fotografía comprarías para tener en tu casa?

Alguna de Chema Madoz, seguro.

Un adjetivo para la ciudad de Vitoria-Gasteiz

Viva.

¿Qué recuerdo guardas de tu experiencia en Viphoto?

Simplemente maravillosa, y una gran oportunidad. Mi primera exposición; de la cual aprendí un montón de cosas, cosas que hasta entonces no me había parado a pensar. Esto trajo mi primera venta. También tuve la oportunidad de estar al lado de grandes artístas y conocer a gente estupenda, con la que a día de hoy sigo en contacto. Y sentir el calor de toda mi gente, que no se lo perdieron.

Una razón para participar de nuevo:

Seguir aprendiendo e intentar superarme a mí misma.

Un aspecto que mejorarías para próximas ferias:

Creo que el evento no tuvo mucha visibilidad; mucha gente en la ciudad no se enteró de la feria, y fue una grandísima pena.

¿Qué obra te llamó la atención en la pasada edición?

Uno de los dípticos de Miguel. Una foto que para mi representa la libertad supresa. Fue amor a primera vista.

¿Vendiste? ¿Cuáles eran los precios de tus obras?

Si. Vendí una foto grande y un montón de espejos. Los precios oscilaban entre 50 y 420 euros.