Work – Bego Anton

THE EARTH IS ONLY A LITTLE DUST UNDER OUR FEET

Hay elfos en Islandia. También hadas, unicornios, huldufolk, troles, enanos de playa, duendes del agua, espíritus de montaña y fantasmas. Los islandeses no tiran piedras al aire por miedo a golpear a uno de estos seres misteriosos que no pueden ver. No saltan sobre las rocas en caso de que una familia de huldufolk viva dentro. Y en una ocasión alguien me dijo: “si el presidente afirmara públicamente que no cree en las criaturas mágicas, jamás sería reelegido”.

Viajé de norte a sur y de este a oeste de la isla en busca de los lugares donde viven los seres mágicos. Sobre todo buscaba a las personas que pueden verlos, preguntando en cada gasolinera, biblioteca, supermercado o hotel si alguien en la zona podía comunicarse con los Seres de la Tierra. Conocí a Phorun, que vive con Oli, un elfo que nunca se peina. A Ranghildur, que es capaz de ver puertas y ventanas en las rocas en las que viven los elfos. Me adentré en un bosque en Mosfellsbær donde Rannveig vio un enorme centauro. Visité a Malfridur, que ve a los seres del agua nadando en su bañera cada vez que quiere darse un baño.

Cada persona que visitaba; cada paisaje con el que me cruzaba confirmaban que, si hay un lugar donde creer en la magia, ese lugar es Islandia.

This site is protected by WP-CopyRightPro